amazon

lunes, 28 de enero de 2013

Bodas, la entrega


En los post anteriores hablamos de cómo debemos planificar y ejecutar el trabajo fotográfico de una Boda, claro, tenemos que saber que para esto de hacer fotos no existe receta “infalible” excepto para las fotografías de identificación, solo que esas hasta un niño las hace y no creo que sean las preferidas de aficionados y profesionales de la foto.
Hoy quiero hablarles de la entrega del material producido en el evento. Las nuevas tecnologías han facilitado el asunto de la imagen, ahora no tenemos que esperar el proceso de revelado y positivado que encarecía el producto pues su lentitud obligaba a perder horas en el laboratorio seleccionando los negativos y haciendo hojas de contacto para que el cliente seleccionase lo que más le gustase, hoy día tenemos para eso el email y hasta los aparatos de ver películas (Blu-ray, DVD etc.etc..), me explico, una vez terminado el trabajo de toma debemos descargar y retocar nuestras fotos, si hicimos el trabajo lo suficientemente pulcro solamente debemos darle salida (retocar y recortar al tamaño de copia final), seleccionamos algunas imágenes para hacer montajes, recuerdos y hasta usar filtros de piel para que todos los invitados y los contrayentes ´parezcan estrellas de cine.
Una vez realizado este retoque, claro, atendiendo a lo que nuestro cliente nos pidió, en mi caso al menos, me agrada enviar por email todas las fotos en hojas de contacto para darle la oportunidad de seleccionar sus imágenes preferidas. Ahí entra en juego la habilidad de observación del fotógrafo, es decir, que durante el trabajo de toma el fotógrafo observó y fotografió lo que más llamaba la atención de los contrayentes así estuviese fuera del guion de trabajo, un invitado (s) especial (es), abuelos, bisabuelos, niños con poses especiales, abrazos de madres a hijas o de madres a hijos, en fin todo aquello que tuviese visos de importancia para incorporarlo a nuestro trabajo, recordemos que al final nuestro fin es vender y mientras más mostremos más oportunidades tenemos de vender ese trabajo.
Unos se preguntaran por que no un PDF que también es difícil de plagiar, pues de una les cuento que plagiar un PDF es muy sencillo, desde abrirlo con cualquier Photoshop y convertir cada página en un jpg hasta bajar de internet cualquier otro programa más sencillo que lo haga, si hacemos eso perdemos mucho de nuestro trabajo ya que el cliente te comprará nada más lo acordado y lo demás pues se lo lleva gratis, ese no es el objetivo nuestro.
El Photoshop, cuando menos hasta la versión Cs3 tiene la posibilidad de hacer esas hojas de contacto automáticamente, creo que el Adobe Lightroom lo tiene incorporado 8no uso ese software realmente me gusta más el Ps), simplemente, una vez que tenemos todo nuestro trabajo realizado y retocado, realizamos nuestras hojas de contacto, por ultimo esas hojas de contacto las convertimos en un PDF si las vamos a enviar por email, si no pues podemos dárselas al cliente para que seleccione el material que quiere, aunque es una suerte de trampa pues si las entregamos rápido, cuando aún la alegría de la fiesta y los recuerdos están muy frescos, lo más seguro es que si antes habían firmado por cien fotos de seguro ahora, mirando todo el evento congelado en imágenes pues quieran muchas más y por tanto el fotógrafo no solo queda con más dinero si no que el cliente queda muy satisfecho y con ello va una mejor reputación que de paso es la mejor publicidad.
Por supuesto esto también aplica si tenemos local o estudio, desde donde manejar nuestro negocio fotográfico, en ese caso pues igual vale lo de las hojas de contacto, el cliente ve en nuestro monitor el trabajo y como un acto de amabilidad nosotros le damos un CD con las hojas de contacto, tranquilos que si la hacemos a una resolución mínima, no hay posibilidad de plagio, ellos se van contentos y lo más seguro es que pidan muchas más fotos.
Este tratamiento aplica para otras posibilidades del trabajo en eventos sociales, los cuales hablaremos con detenimiento en próximos post, feliz día desde mi esquina del tercer mundo.
José Ramón Briceño Diwan,2013
@jbdiwancomeback

Articulo patrocinado por http://threeway.es/

jueves, 24 de enero de 2013

Bodas, técnicas y trucos para realizar un buen trabajo





En el último post hablaba de cómo organizar el trabajo fotográfico de una boda, hoy hablaremos de cuál es la técnica para lograr mejores fotos.
En primer lugar y una vez recabada la información , preparamos nuestro equipo para abordar un nintenso día de trabajo, mucha gente piensa que el trabajo de fotografiar bodas es sencillo, nada más lejano de la verdad, a pesar de no ser muy complicado desde el lado técnico toca tener bastante ecuanimidad en esos casos, todos se creen directores de fotografía y los padres o amigos de la novia pretenden dar órdenes, en ese punto debes ser inflexible pues o tienes el control o todo se va de madres pues por lo general lo que se sueña está bastante lejos de lo que se puede en el muy reducido tiempo de los contrayentes, a pesar de que entre festejo y ceremonia pasen más de cinco horas, usualmente todos quieren disfrutar y dedicarle dos horas o más a la sesión es un absoluto error. Otra cosa importante, no somos invitados, estamos trabajando por tanto tomarse unos tragos en el festejo es una falta total de profesionalismo, hay novios que en su alegría te ofrecen trago y mesa, pero lo correcto es negarse cortésmente claro, si acaso comer, lo que sucede es que el, alcohol no es muy buen consejero y luego se complica el asunto, por tanto, toca esperar a salir del trabajo para trago y fiesta.
En cuento a la técnica, el cuento es largo pues la iluminación es algo bastante personal y viene siendo así como la firma del fotógrafo. En una boda y a pesar de las opiniones encontradas, no hay mucho que inventar, los que te contratan solo piden una buena imagen donde lo que priva es el atesorar el recuerdo para el futuro (así este sea una hoguera en el jardín en el caso de los divorcios) , entonces con un buen flash de mano (de esos de antorcha o en cámara) aprovechamos las posibilidades de la variación del ISO en los equipos digitales para intentar hacer que nuestra luz termine siendo una suerte de relleno lumínico, es decir que el golpe de luz del flash se difumine lo suficiente como para que la imagen parezca natural.

 A menos claro que la intención sea otra, en el caso de que el sitio no sea muy elegante que digamos , podemos aislar a los contrayentes con la luz, no es muy complicado y solo debemos tener un segundo punto de luz que direccionado en forma lateral (en picado) nos haga de luz principal y en la cámara una primera luz de menor potencia nos haga las veces de relleno para evitar feas sombras en los rostros de nuestros sujetos.
Claro, lo ideal es trabajar con por lo menos dos luces constantemente pero en caso de que el presupuesto o la costumbre no nos lo permitan con un solo punto en la cámara y algo de pericia técnica lograremos muy buenas fotos, para eso estos milagrosos equipos réflex digitales tienen todas esas posibilidades que la película nos negaba. Una vez llegado a la recepción seguimos trabajando tal cual lo hacíamos en la iglesia, sin embargo por lo general las bodas se vuelven caóticas en esos sitios, toca entonces minimizar el equipo para no estorbar y estar atentos al ritual (cada caso es distinto), no perder de vista a los contrayentes ni a los familiares más importantes, pues de esa mirada atenta nacen imágenes que de otra no se hacen y si las pierdes, credibilidad y dinero (recordemos que por foto pagada es que trabajamos) también se esfuman.
En estos tiempos de teléfonos inteligentes y cámaras compactas baratas los espectadores e invitados se han transformado en una molestia constante  pues con el ánimo festivo y de montar en las redes sociales su vida se atraviesan en las tomas haciendo el trabajo algo tortuoso, entonces y con toda delicadeza nos atravesamos y hacemos nuestro trabajo, después que hagan lo que les provoca. Una vez tomadas las fotos de rigor (brindis y baile inicial) montamos estudio para todo lo demás, si tienen la oportunidad conversen con la agencia de festejos que organiza el espacio y soliciten un lugar para instalarse allí, recuerden que en ese sitio harán el resto de las fotos para el recuerdo, además es la manera más cómoda de trabajar, el equipo allí dependerá del espacio disponible y lo ideal es tener aunque sea un flash  de estudio con una sombrilla, aunque lo ideal fuesen dos puntos de luz, uno con sombrilla y el otro con un buen softbox, y TODAS las fotos saldrán iluminadas perfectas además de que realmente unas luces de estudio transforman el trabajo en un paseo sin el sufrimiento de pensar todo el tiempo en la exposición, pues ya una vez montadas y medidas las luces no habrá variación, lo que supone una comodidad, también nos da cierta relevancia, recuerden que las bodas son pasarelas donde los novios le gritan al mundo lo que pueden hacer en el futuro y su éxito social, por eso gastan bastante en eso, por tanto mientras el fotógrafo haga más gala de equipo y tecnología (asi sea de adorno) se mercadeara mejor, cosas de estos tiempos de apariencias.

En el estudio nada debe ser improvisado, mi recomendación es tener un buen guion, flexible claro para los posibles  cambios muy comunes por cierto, así le dedicamos el tiempo justo a cada imagen y en el caso de la sesión de los recién casados ocuparles el menor tiempo posible a esa parte del trabajo, y todos felices.
La post producción no debe ser tediosa, si trabajamos pulcramente en las tomas, lo único que toca hacer es preparar la salida digital, con la excepción de los montajes y la preparación del álbum, a mi particularmente me gusta que los clientes escojan sus propias fotos, es un arma de doble filo pues por lo general allí se topan con fotos no presupuestadas y hay más ventas, el cuento es como hacerlo sin que te quiten las fotos de gratis, simple, en el Photoshop (hasta el Cs3) y en todas las versiones del adobe lightroom hay una aplicación para hacer hojas de contacto, cuando las hagamos dejamos al pie de cada imagen el título de la foto, que en este caso será el número de archivo, una vez hechas las hojas de contacto, hacemos una presentación en PDF, de muy baja resolución y la enviamos por email al cliente, de esa manera adonde vayan las podrán ver y a vuelta de correo nos envían el listado de selección, restando así tiempo de espera para cobrar el trabajo íntegro y de paso tener clientes felices con sus  fotos, sin posibilidad de plagio o de robo de nuestro trabajo.


José Ramón Briceño Diwan, 2013
@plurifotos
Articulo patrocinado por http://threeway.es/




lunes, 21 de enero de 2013

Bodas


Buenos días mis lectores, hoy exploraremos un tema práctico, desde este momento y en los próximos post hablaré de la manera “correcta” de hacer cobertura de eventos sociales, esos que a pesar de la crisis siguen sucediendo y adonde aun siendo tan populares las cámaras digitales, el fotógrafo sigue siendo parte importante para el recuerdo de ese día especial en la vida de todos.
Comenzaremos por hablar de las Bodas, sin importar la orientación religiosa de los contrayentes (o clientes según se vea) todos esos actos responden a un guion más o menos igual, con algunas variantes que son dadas por el carácter o la conformación familiar de quienes se casan, pero en líneas generales son más o menos iguales todas.

Si visualizamos la boda como un guión podremos hacer más efectiva esta cobertura y lograr el principal objetivo que es el de vender más fotografías y fijar en la mente de todos los que miren nuestro trabajo el deseo de contratarnos para próximos eventos de esa naturaleza.

El trabajo comienza con la entrevista previa que se hace usualmente con meses de antelación, allí sabremos cuantos invitados van, si la novia quiere fotografías en su casa antes de salir a la iglesia, si el evento es en un salón de fiestas grande, si tienen planteada alguna actividad extra (bailes, orquestas o invitados especiales, homenajes y hasta memoriales), así como el templo o iglesia adonde se celebrará la boda, si es al aire libre, de dia o de noche, en fin todos los detalles que nos darán una idea clara del equipo y del personal necesario para tal trabajo, asi mismo también nos haremos una idea clara de lo que esos esposos quisieran tener en su álbum para el trabajo de postproducción digital, y por qué no, hasta proponer algunas variantes en beneficio de lograr que los contrayentes “mejoren” la idea que llevan para su festejo.

Una vez que conocemos todos los detalles, organizamos el trabajo del día y con ello el equipo a utilizar en cada evento. En las bodas no se necesita gran equipo, pero es indispensable un flash de mano, una óptica preferiblemente zoom (el que traen as cámaras de fábrica les va bien 17-55), un par de puntos de luz de estudio y un asistente que nos ayude a organizar los grupos o a localizar a gente a fotografiar, sobre todo en la fiesta posterior a la ceremonia pues usualmente todos andan de festejo y el tiempo apremia en esos casos.
Hay fotografías emblemáticas en la iglesia por ejemplo, tenemos, el novio y su familia al pies del altar, el padre de la novia traiéndola del brazo y entregándola al pie del altar también, cada uno de los pasos en el ritual, la salida de los novios hasta el traslado al salón adonde se realizará la fiesta, allí tenemos el baile inicial, el brindis, los retratos de familia, para estos recomiendo tomar un espacio del salón y armar estudio, allí se tomaran todos los retratos tanto de los recién casados como de los familiares y amigos (se recomiendan grupos de no más de cinco personas no solo por lo usualmente reducido del espacio de trabajo, también por razones económicas pues así vamos haciendo más fotografías que redundan en más dinero, antes que los novios se desajusten por aquello del baile y la fiesta recomiendo hacer un simulacro de corte del pastel de bodas, para que salgan muy bien en esa importante fotografía.

Por un asunto de tiempo es recomendable llevar la planificación de las fotos y hacerlas todas en el menos tiempo posible, pues usualmente los contrayentes andan impacientes por disfrutar su boda y tienden a incomodarse. En mi país (Venezuela) se estila una suerte de ritual en las bodas, una “hora loca” donde hay bailes, máscaras, silbatos,matracas y hasta bailarinas exóticas, el lanzamiento del bouquet, el del liguero de la novia y en unas cuantas el soltero que se gana el liguero le coloca con los dientes este a la que se gana el bouquet, lo que significan muchas más fotos ya con la cámara en mano mientras se desarrollan los eventos, una vez terminados estos se da por finalizado el día de trabajo.
En un próximo post hablaremos de la técnica fotográfica que utilizaremos durante este tipo de eventos sociales.

José Ramón Briceño,2013
@plurifotos
Articulo patrocinado por http://threeway.es/


martes, 1 de enero de 2013

Fotos en movimiento




Hola a todos, espero que su fiesta de año nuevo no haya dejado nada más que alegrías y buenos recuerdos, además de propósitos que seguramente cumplirán al pie de la letra. Como lo usual es que en los días libres posteriores a las fiestas, la gente salga de paseo, acá en este post les hablaré de como tomar en movimiento, bien sea usted el que se mueve o el sujeto a fotografiar lo haga.
La verdad no es tan difícil hacer una imagen en movimiento pues los equipos digitales en el mercado han sido concebidos para que cualquier motivo sea posible sin necesidad de grandes cálculos no filtros correctivos que compliquen la toma. Vamos a comenzar por lo más sencillo, en primer lugar, no usemos el automático para hacer fotos en movimiento, la razón, simple, la cámara va a tomar una medida general de luz y el foco de manera general, lo que traerá como problema o una imagen “movida” o fuera de foco pues esos comandos son más o menos estandarizados y hasta el ISO es decidido por el equipo, lo que no siempre es correcto en cuanto a las condiciones especiales.

Un objeto en movimiento necesitará de una velocidad de obturación bastante alta, los equipos digitales por lo general permiten velocidades de obturación altas (entre 1/250 y 1/2000s) que permiten “congelar” la imagen, además de que usar ISO alto (600 a 2500) facilita el uso de esas velocidades de obturación. Entonces si no queremos complicarnos la vida podemos usar la cámara en “program” (P) con un Iso alto para tomar esas fotos en movimiento pues esa combinación permitirá al equipo decidir la velocidad del disparo.

Otra opción es la de trabajar en manual, aplica también la de usar el ISO alto, pero midiendo nuestra luz según lo que queramos tomar y decidiendo siempre una velocidad de obturación bastante rápida para detener esa fracción de segundo que queremos atesorar para nosotros, también recordemos que debemos enfocar con tiempo nuestro objetos, es decir, cuando decidamos tomar la fotografía tendremos que hacer el foco y si lo hacemos con un objeto que esté más o menos a la misma distancia reduciremos el tiempo de disparo para no tener sorpresas, otra técnica es la de usar la opción de foco manual pues como dato adicional, todas las ópticas que traen las cámaras réflex cuando menos, tienen como máxima distancia de foco tres metros, es decir que al enfocar lejos todo lo que este después de los tres metros está en foco (independientemente de la distancia focal utilizada), lo que permite jugar con las distintas posibilidades y combinaciones ISO/obturación que nos permite nuestro equipo y así obtener mejores fotografías de sujetos en movimiento o desde un vehículo en marcha, espero que este post sea de ayuda en estas celebraciones de año nuevo y en el resto de su experiencia fotográfica.
Felices fiestas y que la fuerza esté con todos…
José Ramón Briceño
@plurifotos
Articulo patrocinado por http://threeway.es/