amazon

jueves, 28 de noviembre de 2013

Hacer fotos en la noche

Hola lectores de este blog, saludos desde mi esquina, aunque había renunciado a escribir sobre técnica fotográfica, los pedidos de algunos lectores me obligan a hacerlo, hoy voy a tratar un punto que sobre todo a los jóvenes llama la atención, la fotografía nocturna, eso de sacarle pixeles a la noche para compartir esa otra visión que podemos obtener por el objetivo de nuestras cámaras.

Lo primero es definir qué parte de la noche nos agradaría fotografiar, si lo nuestro es la ciudad de noche pues toca tener un buen trípode ya que si no tienen un equipo de más de dos mil dólares difícilmente se puede trabajar con ISO alto sin que el “ruido” digital nos moleste, a pesar claro de que los nuevos aparatos fotográficos nos permiten trabajar hasta con ISO 3200, lo recomendable es no pasar de los 1600 ISO y en muchos casos las velocidades de obturación no son muy altas en las noches, si a eso le sumamos el uso de aberturas mínimas entonces tendremos unas velocidades tan lentas que todas las imágenes nos saldrán movidas, a menos claro que esa sea parte de nuestra intención. Otro asunto importante es el balance de blancos pues de no usarlo correctamente difícil será que nos dé una imagen realmente apegada a lo que vemos, aunque también es verdad que con el Ps se pueden acomodar muchas cosas, lo mejor es no abusar y tener la exposición correcta desde el principio, también toca olvidarse un poco del uso del flash ya que su presencia siempre hace menos discreta la toma y elimina el elemento sorpresa, esa sensación visual de ser un voyeur de la nocturnidad.

En los espectáculos públicos o privados, de esos que pululan en las noches de cualquier ciudad o pueblo del mundo, también aplican los consejos de arriba, con la diferencia de que allí no podemos tener trípodes ni ningún otro soporte, allí solo vale cámara en mano, entonces tenemos que olvidarnos un poco de la profundidad de campo y abusar de las posibilidades, manejar la cámara en modo manual, conectar la medición puntual y trabajar siempre en el borde de la sub exposición y la sobre exposición , cazando luces y sombras entre el aparente desorden de cualquier espectáculo.

Si son obras de teatro o conciertos el asunto de la iluminación lo resuelven otros, seguimos en modo manual, con un ISO alto, también olvidaremos lo de la profundidad de campo pues las luces de los espectáculos jamás estarán equilibradas para la fotografía, sin embargo siempre serán más potentes que los focos domésticos. En esos casos la observación es crucial , saber que un diafragma de menos o de más no harán daño a la imagen, además de otorgarle un matiz de cierto dramatismo a la imagen más bien ayuda. Allí lo que toca es afinar la mirada para hacer nuestra medida de luz a un punto medio, algo que se mantenga más o menos en ese borde de la sub exposición y la sobre exposición, de ese modo usarlo como punto de partida para nuestra labor, les aseguro que así no tendrán ningún problema y verán que al final, con el ejercicio constante lograran organizar sus portafolios con cierta comodidad.

Ahora bien, puedes seguir todos estos consejos básicos, pero antes que todo debes leer el manual de tú equipo, hacer todas las pruebas posibles y combinaciones, probar bien tu máquina, recuerda que no todas las cámaras son iguales, cada maca tienen sus características específicas, cada óptica tendrá un resultado diferente y cada sensor es tan sensible como lo decide la marca, por tanto cada equipo manejará valores diferentes según su configuración, marca y hasta año de fabricación, por tanto toca primero saber en profundidad la cámara que usamos, después podremos sacarle el máximo provecho y quien quita hasta premios si nos lo proponemos, el asunto de los premios no es gran cosa, muchos de ellos solo son producto del trabajo de largo tiempo y el entrenamiento de la mirada además claro de la investigación. Digo que no es la gran cosa pues si escogen este oficio bien como trabajo o como hobby, el ejercicio de la mirada, la experimentación bien sustentada y la investigación así sea mirando el trabajo de los maestros debe ser el pan de cada día, tanto que se hará costumbre y por ende no sentiremos la presión de nada.

José Ramón Briceño, 2013
@plurifotos

Foto: José Briceño, Ciudad del Carmen, Campeche Mx.

Foto: José Briceño, Molotov en la feria de Ciudad del Carmen,Campeche. Mx.



jueves, 7 de noviembre de 2013

Invitados a mirar las miradas ajenas

Aprender fotografía es también mirar lo que otros hacen con sus cámaras, en esta oportunidad traigo una invitación a mirar y disfrutar el trabajo de tres fotógrafos que viajaron con la intención de saber que es eso del día de muertos. La expo abre un espacio para que otros muestren también sus trabajos, está ubicada en la escuela de fotografía del Profesor Prada, quien ha vuelto su escuela un espacio de aprendizaje constante y de la cual alguna vez formé parte de su staf de docentes, sin mas los invito a darse una vuelta por allá, si pueden , el día de su inauguración si no pues , contacten por medio de su cuenta Twitter @Pradaescuelafot y averigüen los horarios en que estará abierta la galería, yo por lo pronto iré y luego les contaré. 

LA FIESTA DEL AUSENTE    

     Desde otra tierra parece incomprensible este acercamiento a la muerte como fiesta.   Nuestros ojos extranjeros están acostumbrados a llorar la pérdida y al recogimiento ante la ausencia.  Es por eso que a búsqueda de un acercamiento visual que trascienda  ese dolor,  le da sentido a este viaje y es la fotografía lo que nos permite esa unión de intenciones que van, desde el registro distante de lo que miramos  hasta la interpretación cercana, profunda y sentida de quien, desde el más allá,  brota en el amarillo que arropa losas, barro y tierra.
     El encuentro con México es abrumador. Las voces, las veladoras, el rosario lejano a contrapunto con las risas infantiles, hacen un murmullo inagotable que se mezcla con olores de pan,  música, flores y comida.  Así, poco a poco, otras sensaciones se apoderan de lo que inicialmente pretende ser una experiencia estrictamente visual.
     A la luz de las velas, el ambiente va creando sobre el observador silencioso un inmenso manto de respeto. Un punto de quiebre que nos lleva a dejar a un   lado  la cámara y  permite absorber a México en una de sus manifestaciones más antiguas y llenas de sincretismos.
     Ahora, cuando se cumple un año de nuestra visita,  recordamos la vivencia. Las fatigas del viaje desde Venezuela, se convierten en renovadas energías a través de esta muestra en la que contemplamos con los ojos brillantes la fiesta del ausente.

Wilson Prada



lunes, 4 de noviembre de 2013

Sesiones de embarazadas

Buen día queridos lectores, hoy voy a hablar de algo que está en auge en mi país, no sé si en otros lo será, pero acá todas las mujeres embarazadas quieren perpetuar su experiencia maternal en imágenes, en las vitrinas de los foto estudios vemos cientos de fotos de barrigonas en espera, en las redes sociales pues hay un poco más de esas fotos. Si, realmente la espera de un hijo es una cosa maravillosa y (creo) todos quieren compartirla con familiares y amigos. También se supone que todas las embarazadas se ven bellas con sus nueve meses a cuestas, eso no lo discuto, a mí también me parecía hermosísima la madre de mi hija cuando venía la niña en camino, pero no por eso debemos dejar la estética de un lado como si cualquier foto de esas es necesariamente bella per se, hay unas cuantas observaciones.
He intentado no ser muy visceral con el tema, pero es que la cosa es hasta ofensiva para las pupilas de cualquier mortal con mediano buen gusto, como es posible que tanto chapucero se gane la vida haciendo verdaderos vomitivos visuales y de paso los cobren, lo peor, las compran y hasta comparten esos bodrios por las redes sociales, donde uno por buena educación no les dice nada, pero la verdad dan asco tales fotografías, tanto clientes como fotógrafos (o foteros según se mire) deben tener un mínimo de buen gusto para tales cosas, recordemos señores que cuando cometemos una exageración pues se resiente nuestra futura clientela y quedamos mal ante los ojos de gente con cierta educación visual, siempre existirá alguien que te vea esas imágenes y diga en su fuero interior , asco.
Bueno, digamos que no tenemos un estudio a mano, la verdad el pudor es cosa seria, pero en Venezuela y en cualquier parte hay cientos de buenas locaciones para trabajar, ah, pero es que la cliente quiere trabajar en su casa, estas cámaras nuevas te permiten ir visualizando la imagen mientras se va trabajando, lo que, si por casualidad te falta imaginación, te permite buscar un espacio adecuado dentro de las pareces de la casa de nuestra cliente, todos tienen rincones bonitos en sus casas, si no lo hay juega con la iluminación ambiental y si ni aun así nada te gusta, intenta entonces aprovechar la iluminación natural, que para eso los nuevos equipos digitales por muy baratos que sean tienen la opción de medida puntual de luz, algo se logra.
Digamos que te salió cursi el cliente, es difícil a ciencia cierta no serlo con un tema tan sensible como la “dulce espera”, entonces déjala hacer todas las ridiculeces tipo novela rosa y mala revista de modas que se le ocurra, espera un buen momento y cuando esté tranquila, dile lo que quieres, lo usual es que mientras entran en confianza todas las fotos traslucen incomodidad, pero a medida que la cosa avanza eso se resuelve hasta que por comodidad pierden el pudor y listo, hay chance de pasar a otro nivel más cómodo para todos y de mejor disposición para lo estético.
Con el photoshop toca ir con cuidado, si no sabes hacer composiciones con imágenes prediseñadas, no las hagas, tú eres fotógrafo (o aspirante) no diseñador gráfico, el Ps es excelente para tratar pieles y texturas, lo otro pues es tan delicado que yo personalmente no paso de si acaso poner los nombres de alguno y un diseñito mínimo, sin mucha intervención, no soy diseñador, soy fotógrafo, eso debemos tenerlo muy en cuenta, el riesgo de caer en el ridículo es muy alto y en este oficio se paga con ausencia de clientes lo que es mortal para nuestra economía.
Puedo entender que en esta crisis global uno pues se tome cualquier encargo por aquello de que no abundan, pero igual tengan el tino de cuando menos fusilarse a los maestros que saben de ese asunto, para eso existe el internet, tómense el tiempo indicado para eso, no están haciendo foto carnet ni fotos de fiesta que salen naturales y rápidas, es un momento solemne ese del embarazo por tanto toca ponerle respeto a la cosa y señoras (si es que alguna me lee), si el fotógrafo no les dedica cuando menos tres horas de trabajo no se las tomen , no le hagan esa maldad al futuro de sus hijos ni a su autoestima, que por ahorrarse un dinero la cosa termina en tragedia visual.
José Ramón Briceño, 2013
@plurifotos