lunes, 22 de diciembre de 2014

La Cámara es solo un objeto

Tengo varios meses pensando en ese tema, sin embargo hoy me tropecé con este articulo publicado en la versión digital del diario "El Universal" de Venezuela, las palabras de un maestro como este no deben caer en saco roto, además de la alegría de saber que no estoy tan equivocado en mi apreciación sobre la fotografía.


Sebastiao Salgado: "La cámara es solo un objeto"

"Solo sé que me toma tiempo compenetrarme con los sujetos que fotografío" "Venezuela ha tenido la suerte de que su petróleo no está en el Amazonas", señala el fotógrafo.

imageRotate
Salgado publicó recientemente el libro "Génesis" (Cortesía Alberto Hernández)
ALBERTO HERNÁNDEZ |  ESPECIAL PARA EL UNIVERSAL
domingo 10 de agosto de 2014  10:14 AM
La labor fotográfica de Sebastião Salgado ha levantado revuelo desde el mismo momento que comenzó a publicar sus reportajes hace tres décadas. Sus imágenes, siempre en blanco y negro y compuestas por un ojo en extremo esteticista, impactan al espectador pues muestran temas crudos como las migraciones por hambruna y guerras civiles o trabajadores en condiciones infrahumanas. Esa mezcla particular de belleza y dureza lo ha convertido en el eje de críticas (tanto a favor como en contra) de sus colegas y teóricos de la imagen. Desde el festival de Fotogenio, realizado recientemente en Mazarrón, España, aprovechó para charlar sobre su publicación más reciente, un libro que es un paso de página en su carrera y presenta una visión más esperanzadora del mundo.

-Cómo nace este proyecto, Génesis?

-Después de haber pasado más de veinte años fotografiando los horrores de la raza humana, me sentía enfermo; el médico me dijo que mi cuerpo estaba bien, pero anímicamente estaba muriendo, así que tuve que ausentarme del trabajo para centrarme en mi salud. Durante un tiempo me dediqué a reforestar unos terrenos en Brasil que eran de mi padre y esa conexión con la naturaleza me hizo dar un giro más esperanzador. Mi Génesis es la exploración de un mundo virgen, sin las embestidas del mundo industrializado guiado por el consumo.

-¿Ha estado en Venezuela? Compartimos parte de la Amazonia, ¿cómo considera las acciones de nuestros gobiernos con respecto al medio ambiente?

-En Venezuela he estado varias veces, la última fue de incógnito y hace menos de dos meses en el Parque Serranía La Neblina. El problema del ambiente va más allá de los gobiernos y depende de los sistemas de consumo porque crean una necesidad enorme de riquezas naturales, agua, minerales y madera. Por ejemplo, Brasil es un gobierno democrático y aún así muchos de sus senadores son elegidos por intereses que son contrarios a la preservación del ambiente. Venezuela ha tenido la suerte de que su petróleo no está en el Amazonas, por lo que puede permitirse mantener la mayor parte de ese territorio intacto. Son los garimpeiros quienes hacen más daño allí. Por eso debemos colaborar juntos por una acción conservacionista eficaz. Para enaltecer nuestra selva, una sección del libro Génesis está dedicada al Amazonas. Las fotos de la parte humana es principalmente brasileña, mientras que los paisajes fueron tomados en Venezuela. Como dato curioso, en una oportunidad casi muero en la meseta de Ichun. Estaba fotografiando desde un helicóptero al borde de la pared del tepuy y nos sorprendió una masa de aire que nos envolvió; casi chocamos contra la pared. Fue una situación tensa pero afortunadamente el piloto logró maniobrar y corregir el curso.

Una especie rara

-Su trabajo siempre se ha caracterizado por un blanco y negro bastante elaborado. Este libro no es la excepción. ¿Ha hecho algo en película o ya es completamente fotografía digital?

-Decidí trabajar exclusivamente en blanco y negro porque siento que el color puede romper con la narración. En el caso particular del nuevo libro se ha fotografiado completamente en digital. Lo que nos resultaba vital era lograr un flujo de trabajo que nos garantizara resultados iguales a los que acostumbraba obtener con el negativo de película años atrás. Afortunadamente se logró.

-¿La cámara como herramienta le permite acercarse o siente que lo aleja del sujeto?

-Nunca lo he pensado. Solo sé que me toma tiempo compenetrarme con los sujetos que fotografío y para mí ese vínculo es la parte que valoro de mi trabajo. La cámara es solo un objeto, lo importante es la relación. Las fotos se convierten en parte del ser, en un pedazo de la vida. El fotógrafo tiene el derecho de respetar y ser respetado y la cámara es la herramienta de mi comportamiento. Para ser fotógrafo tienes que sentir un gran placer por lo que haces. Los fotógrafos somos como una especie. Cada uno piensa cosas diferentes pero nos une una pasión común que es fotografiar. Por eso, el consejo que le doy a quienes comienzan en este oficio es que traten de estudiar otra cosa o carrera diferente para entender su propio mundo y tener un punto de vista claro sobre la vida. Luego pueden salir a fotografiar. Así sus fotos tendrán un sentido.

-¿Cómo ve el fenómeno de la fotografía con los teléfonos celulares? ¿Piensa que eso puede cambiar la concepción del trabajo fotográfico?

-El teléfono/cámara es un juguete hermosito, sobre todo porque no va muy en serio. Es un juego que te lleva a otro comportamiento con relación a la fotografía, es más un modo y medio de comunicación que ha cobrado muchísima demanda y aceptación en los años recientes.

http://www.eluniversal.com/que-hay/140810/sebastiao-salgado-la-camara-es-solo-un-objeto

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada