amazon

domingo, 10 de abril de 2016

La luz y la imagen

Los tópicos de discusión entre los aficionados avanzados e iniciales en el oficio de la fotografía son bastantes, luego de ver las encendidas discusiones que se leen en distintas redes sociales donde al parecer el ego es más importante que la sensatez, no puedo dejar de imaginar cómo hubiese sido si hace veinte años hubiésemos tenido internet, en aquellos tiempos de películas, placas, revelados y toda la parafernalia técnica que había que manejar en el laboratorio para lograr la copia deseada, de verdad que sería bien interesante ver en estos tiempos alguna discusión similar.

Sin embargo a pesar de las múltiples facilidades con las que hoy cuenta todo aquel que decida meterse en el camino de la imagen, siguen existiendo algunas discusiones donde realmente puedo pensar que pesa más el ego que otra cosa. Hoy voy a tratar un tema que a pesar de creerlo cerrado por lo insólito del planteamiento, me veo impulsado a explicar desde mi óptica como entiendo el asunto de la luz y de como se maneja para obtener una imagen deseada.

Fíjense que no hablo de la imagen perfecta porque eso NO existe, simplemente existe lo que el fotógrafo desea mostrar, de otra manera la fotografía no sería más que una reproducción fiel de la realidad y eso es tan trillado que nadie quiere ver, todos queremos ver una cosa diferente a lo que sea cotidiano, eso aplica tanto a la fotografía de modas, de productos, lo documental y hasta en el paisaje, en la crónica social no importa mucho el asunto de la originalidad pues a pesar de que todos los eventos son más o menos lo mismo, los protagonistas difícilmente repiten el rol y allí el recuerdo es lo que prima, no lo original.

Al encarar una fotografía hay muchos detalles a los que atender, desde la producción hasta la postproducción y siendo así, en algunos casos, el montaje pues si hablamos de arte , todos los elementos deben dialogar para que el mensaje llegue fuerte y claro a los espectadores, una imagen que necesite ser explicada no sirve. Entre los detalles a tomar en cuenta está el de la iluminación, una fotografía mal expuesta no es salvable de ninguna manera, ahí no hay programa digital que ayude, si va mal está mal.

Cuando hablamos de iluminación hacemos referencia a como está iluminado nuestro objeto fotográfico, eso incluye por supuesto la iluminación natural. Para medir la luz, nuestros equipos tienen un exposímetro que si bien da unas medidas bastante exactas, también debe ser utilizado con ciertos criterios pues al final la imagen resultante será lo que el fotógrafo decida y no lo que el equipo disponga. Ciertamente hay una cantidad de programas automáticos que resuelven en muchos casos la  exposición , aunque soy de los que utilizan su cámara digital como si de una réflex analógica se tratase, no siempre desdeño los programas automáticos, hay ocasiones en que no hay tiempo para medidas exactas y como vivo en el trópico la luz colabora bastante en algunos casos.

Al final todo se reduce a seleccionar la luz que necesitamos, hacer lo que antes llamaban bracketing y ahora llaman “ahorquillado” para tener varias exposiciones con distintas medidas y así escoger la que más se acerque a nuestra mirada que por supuesto iremos puliendo en el revelado digital, quizás como consejo les diría a mis lectores que eliminen de sus equipos los programas de medidas matriciales y solo dejen la medida puntual pues así podrán seleccionar de donde escogen la medida de luz al momento de fotografiar, así lo que no quieren es andar jugando mucho con la combinación de obturación y diafragmado pueden de igual forma seleccionar la luz, bloquear la medida con el botón que por lo general tienen las réflex junto al visor  y reencuadrar a gusto la imagen, aunque para ser sincero siempre es mejor hacer la medida de manera “correcta” (lo pongo entre comillas pues tengo la certeza de que no existen maneras únicas de hacer nada en fotografía) .

Como ejemplo puedo decir que siempre busco un punto medio en la escena, el tono que esté justo mitad de camino entre la luz más fuerte y la más baja, así me aseguro que entre uno y otro extremo no existan muchos diafragmas de diferencia, si se puede hago mucho relleno con mi flash de mano y si por casualidad solamente ando con mi cámara utilizo el flash integrado para hacer aunque sea un relleno leve pues a veces esa pequeña luz hace la diferencia entre una mala imagen y otra buena.

En resumen no hay manera única de hacer nada, lo importante es la imagen resultante por eso siempre haré énfasis en lo inútil de publicar la manera en que se hizo la foto o de exigir una u otra forma, la única manera válida es aprender a manejar la luz para hacer una excelente imagen, el método, los equipos, hasta el procesado posterior es asunto del fotógrafo que no tiene la obligación de confesar a nadie, aunque debo confesar que me parecen terribles las fotografías hechas con el HDR pues le dan un halo de falsedad que va más allá de lo que me parece aceptable pero en este caso el problema es solo mío y así lo trato. En fin mis lectores, hagan fotografías, midan bien su luz y recuerden que la imagen debe sorprenderlos primero a ustedes, pónganse la barra de exigencia bastante alta para que  puedan olvidarse de los detalles y concentrarse en lo importante, la imagen.

Prof. José Ramón Briceño, 2016

@plurifotos
¿Quieres aprender más? compra el manual completo Pulsa acá para comprar 
en esta imagen de ejemplo vemos como (izq) una fotografía hecha con relleno de flash y la otra solo con luz ambiental

publisuites