amazon

martes, 13 de agosto de 2013

Consejos para una escuela fotográfica de estos tiempos

Desde que este blog existe he expresado algunas inconformidades con esto del oficio fotográfico, escuelas y espacios de formación emergentes además de los tradicionales hay bastantes, existen unos que son un lujo pues nos solo los docentes si no las instalaciones son de primer orden así como sus precios, los hay también lujosísimos pero son un cascaron vacio, se conforman en dar lo mínimo, no explican en profundidad los temas y de paso se complican con tonterías tales como el programa tal o cual de retoque fotográfico. También existen escuelas más modestas e iniciativas particulares plenas de intenciones, solo algunas (muy pocas) se salvan de la critica que voy a hacer a continuación.

Creo firmemente que en la mayoría de los espacios de enseñanza se ha primado el asunto económico antes que ese otro menos pragmático pero más necesario, el de la discusión estética y técnica en profundidad, por ejemplo , le he preguntado a varios novatos recién salidos de algunos talleres y su respuesta es invariablemente una interpretación de lo que wikipedia dice, cuando le pregunto qué es la fotografía me salen con una pretensión académica copiada de las redes, ven la fotografía como un fin y no como el medio que es, hay algunos profesionales con trabajos impecables pero con un vacio  notorio en cuanto a propuestas estéticas o de contenido, la foto no solo debe ser agradable a la mirada, también ha de contar una historia, sin necesidad de explicaciones verbales ni muletas del titulo.

Como yo la verdad no me considero con la razón absoluta le hice la pregunta a varios de los mejores artistas de mi país, gente con más premios y vida que yo, solo con el afán de saber si yo estoy equivocado o no, a continuación les voy a transcribir literalmente lo que algunos  de ellos me respondieron muy amablemente.

Luis Brito (http://www.nuestramirada.org/profile/LUISBRITO) , premio nacional de fotografía y uno de los fotógrafos más emblemáticos de mi país:
“Para mi depende todo de la fotografía que hagas, la foto es como la medicina parte de un tronco y luego se especializa... por allí podemos ahondar, pues yo , mi fotografía, no la de comer parte en general de especie de exorcismos personales, pero la vaina se agrava , en la búsqueda de un lenguaje... parto de eso y de que debe tener la capacidad como todo acto creativo de emocionarte y conmoverte para bien o para mal y allí está el meollo del lenguaje, Garrido tiene iconos, un lenguaje muy particular pero su lenguaje y es a propósito provoca rechazo…”

“Para mí la fotografía es mi manera más personal de expresarme. Creo que el artista muestra preguntas, pero el fotógrafo muestra sus opiniones. La formación del fotógrafo debería enfocarse en lo estrictamente fotográfico y dejar que el alumno lo ubique en un contexto artístico o meramente técnico. Esa debe ser su elección.

Como podemos apreciar en las líneas que preceden a este párrafo, la fotografía no es solo un medio rápido, es un fin para expresarse, tan válido como otros y hasta con normativas estéticas similares, sin embargo es de alguna forma, por aquello de los avances tecnológicos y la masificación de los equipos además de los programas de retoque, se ha transformado en una herramienta más al alcance de las masas, amén de una forma más pronta de ganarnos la vida, lo triste de todo es que en esa búsqueda de ganancias en que andamos todos, se han ido dejando de lado otras apreciaciones que hacen que la fotografía sea un oficio de artistas para transformarse en un acto de artesanos de la imagen y en algunos casos hasta de buhoneros de la fotografía, cosa que creo debe terminar, aunque siempre se va a necesitar aquel que registre un bautizo, una boda, unos quince años, el de la pagina de sociales de un medio de comunicación y hasta el fotógrafo que hace fotos tipo carnet (digámosle así a ver si se anima a hacer otra cosa) también el mundo necesita de artistas que compartan con el mundo su mirada profunda y realmente terminen siendo artistas y no los foteros que abundan, así que desde estas líneas exhorto a las escuelas y centros de formación fotográfica a plantearse la necesidad de complementar su formación para dejar de formar técnicos para formar fotógrafos.
José Ramón Briceño, 2013

@´plurifotos