amazon

lunes, 14 de mayo de 2012

Sensibilidad relativa (ISO)


La sensibilidad
Algunos lectores aficionados recordaran cuando iban a una tienda fotográfica o en su defecto una farmacia y pedían que les vendieran un “rollito” asa 100, que era considerado un estándar, quienes eran aficionados un poco más acuciosos sabían que en el mercado habían otras películas de asas más altas o más bajas que le rendirían los resultados que querían para hacer sus fotografías con mejor calidad.

Asa son las iníciales de la American Standars Association , instituto que, para el mercado Americano (léase centro, norte y sur América) controlaba los estándares de las emulsiones fotográficas. En Europa  existía el Deutsche Industrie Norm que al igual que el caso americano tenia la sigla DIN y funcionaba del mismo modo que el asa, solamente que mientras para este lado del mundo hablábamos de ASA100  en Europa era DIN 21, eso cambia con el acelerado proceso globalizador y estos dos institutos en convenio con los fabricantes de cámaras y películas deciden fusionar la nomenclatura y allí surge el ISO como sigla única para denominar la sensibilidad de las películas.
Cuando aparece la fotografía digital esta sigla de sensibilidad absoluta se convirtió en una guía de sensibilidad relativa, pues la mayoría de los equipos actuales tienen la posibilidad de trabajar con un amplio abanico de sensibilidades que pueden ser manipuladas solamente con mover los controles del equipo.
Estas sensibilidades van desde ISO 100, 400, 800, 1600,  3200 hasta 6400 y 12800 en los equipos más avanzados que son solo para uso profesional pues su hace bastante inaccesibles para el aficionado medio y avanzado.






Tal y como vemos en los ejemplos anteriores, tenemos una misma medida para todas las fotografías pero la calidad de la imagen va variando según el ISO con que trabajemos. Esto nos da una idea bastante cercana de cómo podemos manipular los controles de nuestra cámara hasta hacer la combinación de diafragma-velocidad-ISO perfecta que nos permita tomar las imágenes que queramos.
Cuando vamos de viaje familiar por los pueblos de Venezuela siempre se hace obligatorio el visitar sus iglesias, en este caso la catedral de Mérida, casualmente  en el momento de realizar la fotografía se estaba celebrando misa y se considera de muy mala educación utilizar un flash en esas condiciones pues desconcentras la atención en tú cámara (igual vale en los espectáculos públicos, presentaciones de teatro, ballet o deportes), entonces, en casos como esos recurrimos a variar nuestras lecturas en pos de la mejor imagen y para ello me serví de la sensibilidad relativa a fin tomar la imagen que más correspondiese a mis deseos, teniendo en cuenta que no  es posible modificar el entorno ni moverse hasta lograr una mejor opción  de ISO para la iluminación de nuestra imagen.



Como verán cada una de las imágenes tiene su encanto, todas de alguna manera son atractivas, pero según el criterio final para seleccionar una que fuese al álbum de recuerdos, se seleccionó la que se tomó con ISO 800, pues permite no solo apreciar el altar mayor, también nos deja ver un poco de los detalles de la iglesia sin abrumarnos de información visual, como sucede con la tomada a ISO 1600 y sin centrar obligatoriamente la mirada en lo imponente del altar mayor como sucede con la tomada con ISO 100.

José Ramón Briceño 2013
@plurifotos
Articulo patrocinado por http://threeway.es/


No hay comentarios:

Publicar un comentario