amazon

jueves, 7 de noviembre de 2013

Invitados a mirar las miradas ajenas

Aprender fotografía es también mirar lo que otros hacen con sus cámaras, en esta oportunidad traigo una invitación a mirar y disfrutar el trabajo de tres fotógrafos que viajaron con la intención de saber que es eso del día de muertos. La expo abre un espacio para que otros muestren también sus trabajos, está ubicada en la escuela de fotografía del Profesor Prada, quien ha vuelto su escuela un espacio de aprendizaje constante y de la cual alguna vez formé parte de su staf de docentes, sin mas los invito a darse una vuelta por allá, si pueden , el día de su inauguración si no pues , contacten por medio de su cuenta Twitter @Pradaescuelafot y averigüen los horarios en que estará abierta la galería, yo por lo pronto iré y luego les contaré. 

LA FIESTA DEL AUSENTE    

     Desde otra tierra parece incomprensible este acercamiento a la muerte como fiesta.   Nuestros ojos extranjeros están acostumbrados a llorar la pérdida y al recogimiento ante la ausencia.  Es por eso que a búsqueda de un acercamiento visual que trascienda  ese dolor,  le da sentido a este viaje y es la fotografía lo que nos permite esa unión de intenciones que van, desde el registro distante de lo que miramos  hasta la interpretación cercana, profunda y sentida de quien, desde el más allá,  brota en el amarillo que arropa losas, barro y tierra.
     El encuentro con México es abrumador. Las voces, las veladoras, el rosario lejano a contrapunto con las risas infantiles, hacen un murmullo inagotable que se mezcla con olores de pan,  música, flores y comida.  Así, poco a poco, otras sensaciones se apoderan de lo que inicialmente pretende ser una experiencia estrictamente visual.
     A la luz de las velas, el ambiente va creando sobre el observador silencioso un inmenso manto de respeto. Un punto de quiebre que nos lleva a dejar a un   lado  la cámara y  permite absorber a México en una de sus manifestaciones más antiguas y llenas de sincretismos.
     Ahora, cuando se cumple un año de nuestra visita,  recordamos la vivencia. Las fatigas del viaje desde Venezuela, se convierten en renovadas energías a través de esta muestra en la que contemplamos con los ojos brillantes la fiesta del ausente.

Wilson Prada



No hay comentarios:

Publicar un comentario