amazon

jueves, 18 de julio de 2013

Consideraciones alrededor del uso del lenguaje fotográfico

Hace algún tiempo publiqué aquí mismo un glosario de términos relativos a la fotografía digital, sin embargo creo pertinente extenderlo un poco más pues he leído desde hace rato bastantes errores en el léxico de muchos de los fotógrafos amateur y de otros tantos que se consideran profesionales, no sé si es por esa mala costumbre de ser profesor de literatura, pero me molesta en grado sumo leer o escuchar a cualquiera transgiversando el significado de ciertas palabras o acciones.
Por ejemplo, muchos creen que un portafolio o portfolio como le dicen en España, es una colección de trabajos fotográficos sueltos, no señores a menos que sea la intención mostrar lo que se ha vendido, en ese caso no sería un portfolio sino más bien un muestrario de trabajos comerciales, artísticos o de lo que sea, pero muestrario, un portfolio es más el resultado de una investigación visual , concienzuda y analizada sobre algún tópico especifico, con unidad discursiva, cromática y hasta intencional, su extensión dependerá de la intención posterior, por ejemplo, no tendrá la misma cantidad de imágenes un portafolio de exhibición que uno editorial y así mismo ese editorial dependerá, si es para integrar una revista, periódico, sitio de Internet o cualquier otro medio impreso no dedicado a un mismo fotógrafo , que a un libro, es decir, mientras un portafolio para exponer no debería tener más de 30 imágenes, uno para un medio impreso o digital seguramente no más de 10 por aquello del espacio, un libro contendrá solo las necesarias para contar la historia completa, allí es a juicio de un curador o de un editor, que al final decide sin las trabas supuestas por el hilo sentimental que nos une a determinado trabajo, el orden y hasta la forma de contar la historia, pues muchos terminamos dejándonos seducir por el encanto de tal o cual imagen por razones anecdóticas, lo que desvía la posibilidad de ser entendidos por nuestro público.
El caso más clásico es ese del “Casting”, uno lee en muchos sitios a fotógrafos publicitando que hacen “casting de embarazadas”, “de novias”, “de modelos”, cuando lo que deberían hablar es de “SESIONES DE FOTOGRAFÍA PARA tal o cual público”, un casting  es una selección de talento para un fin determinado, ahora si lo que están publicitando es una selección con fines comerciales, eso si es un casting, no lo otro. Una vez corregí a un alumno y este me dijo que al final no importaba mucho pues los clientes ya entendían de lo que se hablaba, bueno, no quise ahondar más en los motivos por los cuales es incorrecto mal usar el lenguaje pero la verdad me parece muy mal que los que se dicen profesionales digan esas cosas así, sin ningún pudor, dejando muy mal parado al gremio, sé que no son todos pero también estoy claro en que muchos aun usan ese mal lenguaje para hacer referencias a su trabajo y toca corregirlos, sobre todo en estos tiempos de Internet y redes sociales que no responden a fronteras, así como ayudan destruyen la reputación.
Mejorar mucho de esos discursos visuales y léxicos es responsabilidad de quienes nos hacemos llamar docentes, los que dan clases de fotografía, los que escribimos sobre el tema, hasta aquellos que saben mucho más que uno pues siempre somos escuchados, leídos y hasta seguidos no solo por las redes, también de manera física por tanta gente con ganas de hacer fotos de calidad y que se buscan por todos los medios información al respecto, creo firmemente que la información es la base de la formación y por tanto exhorto a que las escuelas de fotografía, las cátedras universitarias, los talleres libres hagan un aparte para enseñar también la parte léxica del oficio, el uso del lenguaje apropiado para hacer referencia a lo que hacemos o pretendemos hacer, sobre todo en estos tiempos en que la credulidad anda suelta por las redes y cualquiera dice cualquier cosa con la certeza de que siempre alguien te creerá y hasta te seguirá.
José Ramón Briceño, 2013
@plurifotos







3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Muy de acuerdo contigo, las palabras pertenecen a un contexto y no a un capricho de quienes las utilizan aun cuando sea una visión personal. Hay que hacer buen uso de ellas, sobre todo las técnicas porque núnca sabemos quién nos lee y si erramos entonces nuestro aporte se convierte en el efecto dominó donde caerán todos los noveles que aspiran tener un espacio dentro del mundo de la fotografía, que es el objeto de estudio en este caso, pero que aplica para cualquer profesión u oficio. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Fe de errata: Donde dice "cualquer" debe decir "cualquier".-

    ResponderEliminar